Candidiasis bucal

Cómo detectar la candidiasis bucal

Por ser una zona húmeda y caliente del cuerpo humano, la boca es uno de los sitios donde el hongo candida albicans vive y se reproduce con suma facilidad. Cuando no hay factores que alteren el equilibrio normal de bacterias benéficas que también tienen en este lugar su morada, la persona se mantiene perfectamente sana.

Sin embargo, en el momento en que se presenta un desequilibrio las candidas encuentran su oportunidad perfecta para multiplicarse sin control, provocando una enfermedad que, cuando se manifiesta en la boca, se conoce como candidiasis bucal.

Tener una salud pobre en general, o padecer bajas defensas por otros padecimientos como el cáncer, la anemia, o el VIH-SIDA son condiciones que favorecen la aparición y el desarrollo de la candidiasis bucal.

Los principales síntomas de este trastorno son: manchas o parches blanquecinos en la membrana mucosa que recubre el interior de la cavidad bucal, incluyendo el paladar, la parte interna de las mejillas y el fondo de la garganta.

A menudo la candidiasis bucal también se genera sobre la lengua y en las encías, por lo que una revisión periódica con el dentista puede ser clave para detectar la enfermedad antes de que empiece a causar mayores molestias. Considere que otra de las señales obvias de este padecimiento son las ulceraciones en la zona afectada.

Cuando una persona ha sido diagnosticada con candidiasis debe seguir el tratamiento indicado por su médico o dentista, además de tener una higiene extrema de tal manera que no permita que las personas que conviven con usted usen sus utensilios de cocina, como tenedores, cucharas, vasos, tazas o cualquier otro objeto que introduzca en su boca.

Esta es la mejor manera de evitar un contagio en su hogar que, a la larga, podría provocarle a usted una segunda infección de candidiasis, tal vez en otra parte de su cuerpo.

Para leer más acerca de este tema sólo consulte el sitio web: Candidiasis tratemiento

 

Inicio    Contáctenos    Privacidad    Descargo