Infecciones vaginales

Las infecciones vaginales, también conocidas como vaginitis, se presentan en mujeres de todas las edades y pueden ser provocadas por hongos o por bacterias.

Otro factor a considerar es que este tipo de enfermedades no necesariamente aquejan sólo a las personas que son sexualmente activas. De hecho, se dice que toda mujer experimenta una de tantas infecciones vaginales al menos una vez en la vida.

Una de las primeras señales que usted debe observar son las secreciones vaginales que, a partir de la pubertad, son muy normales dado a que es la forma en que la vagina se limpia y se mantiene húmeda.

Sin embargo, en ocasiones esta secreción puede cambiar y desarrollar un mal olor, entonces hay que poner mucha atención, sobre todo si estas características van acompañadas de ardor y picazón o hasta de dolor al tener relaciones sexuales u orinar.

Dado a que estos no son los únicos síntomas que pueden manifestarse, y a que en ocasiones las infecciones vaginales ni siquiera dan indicios, lo más aconsejable es que las mujeres se realicen exámenes ginecológicos frecuentes. Sólo así un especialista podrá determinar si hay motivos suficientes para sospechar la existencia de una enfermedad y realizar los estudios pertinentes.

Por eso es muy importante explicarle al doctor cualquier condición anormal que usted observe y siempre tener mucha higiene. Sobre todo evite las duchas vaginales debido a que en vez de ser un buen método de aseo, suelen convertirse en la causa de infecciones porque alteran el balance natural de los organismos que viven en la vagina.

Asimismo, hay que evitar los jabones muy aromáticos, los desodorantes y los tampones con fragancias porque pueden limitar y disfrazar las secreciones vaginales. En pocas palabras, el agua y el jabón son más que suficientes.

Si usted desea obtener más información sobre este tipo de enfermedades visite la página >>> infecciones vaginales

Infección vaginal

Cómo evitar una infección vaginal

Aunque es bastante común sufrir una infección vaginal de vez en cuando, no es nada agradable padecer este tipo de trastornos que pueden causar dolor, irritación y mal olor.

Por eso los médicos recomiendan que todas las mujeres, independientemente de su edad y de su actividad sexual, tomes ciertas precauciones para minimizar la probabilidad de desarrollar una de estas enfermedades.

Entre los consejos más habituales está el sostener relaciones con una sola persona y asegurarse que no padezca una enfermedad de transmisión sexual. En todo caso, para tener una intimidad segura lo mejor es usar un condón de látex o poliuretano.

Al igual hay utilizar ropa interior de algodón porque este material absorbe la humedad y permite que fluya el aire. También es recomendable no ponerse prendas de vestir muy ajustadas que irriten la vagina y nunca colocarse medias de nylon sin pantaletas.

Conjuntamente con estas medidas los médicos piden que sus pacientes dejen de usar jabones con aromas fuertes, talcos vaginales, duchas, tampones perfumados y demás productos que pueden irritar la vagina, incluyendo el papel higiénico con olor.

Además, es necesario lavar la vagina todos los días con un jabón suave y secar muy bien dicha zona del cuerpo. Si la mujer usa métodos anticonceptivos como son un diafragma o tapones cervicales debe lavarlos con regularidad y secarlos muy bien antes de volverlos a introducir.

Por último es fundamental reducir lo más que se pueda el nivel de estrés porque una infección vaginal tiene un mayor margen para desarrollarse cuando la persona está baja de defensas, fenómeno que se manifiesta si la tensión de la vida diaria aumenta.

Y recuerde, si usted considera que puede padecer una infección vaginal, o cualquier enfermedad, lo peor que puede hacer es auto-medicarse y postergar la visita con su doctor de confianza.

Si usted desea obtener más información sobre este padecimiento y su tratamiento visite la página >>> infección vaginal

 

Inicio    Contáctenos    Privacidad    Descargo